Iberoamérica pone en valor 30 años de cooperación y desarrollo conjunto

Colombia reclama la redacción de una carta iberoamericana de acción climática

Panamá propone la donación de vacunas contra la COVID-19 a países caribeños

Inscríbete: Becas para el Curso de Abierto de Cooperación Internacional.

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Presidentes y representantes de países iberoamericanos han reconocido este lunes el valor de la cooperación y el desarrollo conjunto que han posibilitado los 30 años de Cumbres Iberoamericanas, en un evento organizado por la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) y el Gobierno español.

En el acto, compuesto por dos paneles moderados por los exsecretarios general iberoamericanos Enrique Iglesias y Rebeca Gryspan, ha participado el presidente de Colombia, Iván Duque, que ha reclamado la redacción de una carta iberoamericana de acción climática que vertebre las acciones de los países socios en asuntos como la neutralidad del carbono para 2050, la definición de las reducciones de gases de efecto invernadero o avanzar en la transición de la economía circular, algo “fundamental”.

En este sentido, también se ha referido a la “mayor crisis migratoria del mundo”, que tiene lugar en la región iberoamericana. “Tenemos más de seis millones de hermanos venezolanos en todo el continente, también en la península (ibérica)”, ha recordado, antes de pedir una serie de acciones que mejoren la vida de estas personas, como el estatuto de protección temporal puesto en marcha por su Gobierno.

Así, ha reclamado una “gran respuesta diplomática, social y económica” ante esta situación, y ha aludido a una “estandarización de las políticas”, a la redacción de censos o al establecimientos de recuperación nutricional como “temas centrales”.

De forma paralela, el presidente colombiano ha defendido que la democracia es “una de las grandes conquistas” de la región y ha urgido a los países a “no asumir que se nos ha sido dada y no tiene riesgos”. “Hay riesgos en América Latina que requieren especial atención”, ha continuado, destacando aspectos como las “reelecciones infinitas”, que “consolidan dictocracias que luego son dictaduras”.

Duque ha reconocido que las cumbres iberoamericanas poseen “tres grandes valores: son espacios de coordinación, deliberación y acción” y ha defendido las “muchas políticas” que se han concretado en estos 30 años de historia. “Las cumbres son un vehículo muy importante para hablar, deliberar y, sobre todo, actuar”, ha apostillado.

Por su parte, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha instado a los miembros de la comunidad iberoamericana a “reconocer y valorar” la herencia de España y Portugal “en materia de su cultura, sus valores” o “sus lenguas” y ha considerado que la comunidad “tiene que estar basada en valores fundamentales, democracia, libertad, justicia, Derechos Humanos o sostenibilidad”, además de la “historia común”.

Piñera también ha valorado la “relevancia” de las cumbres iberoamericanas y ha defendido que los países han abordado “temas muy relevantes” en los que se han logrado “avances”, como en desarrollo social, educación, desarrollo económico, globalización o cultura. Sin embargo, ha pedido “no dormirse en los laureles” y ha defendido la “unidad” como camino “para llegar más lejos”.

En el acto también ha participado el presidente de Argentina, Alberto Fernández, que ha destacado los “desafíos” que deja la pandemia de COVID-19, al tiempo que ha respaldado una recuperación “más justa y más resiliente”.

“Estamos viviendo un momento único del mundo donde se combina una crisis asimétrica: sanitaria, climática y económica”, por lo que se ha posicionado a favor de prestar más atención a los países de ingresos medios, que concentran el 60 por ciento de la pobreza del mundo y quedan “en una suerte de zona gris a la que nadie presta atención”.

“En síntesis, necesitamos un sistema iberoamericano 4.0 que movilice recursos, que incorpore el desafío tecnológico para superar la pandemia”, ha indicado, antes de mostrarse “convencido” de que los países latinoamericanos tendrán un “futuro” si se mantienen “unidos”. “Divididos sólo tendremos años de soledad y desamparo”, ha remachado.

ACTUAR “JUNTOS”

Luis Abinader, el presidente de República Dominicana, país que ocupa ahora la presidencia pro témpore y acogerá la próxima cumbre, ha defendido el rol de las cumbres iberoamericanas para “poner en valor algunas de las ideas que durante los próximos años van a ser reinantes en la conversación pública global” y “decisivas en el establecimiento del nuevo orden internacional”, es decir, el medioambiente y la sostenibilidad.

“Actuemos juntos, con empuje”, ha urgido, especificando que este es el objetivo que República Dominicana persigue durante su período al frente del consorcio. “Ser audaces en la respuesta, un espacio iberoamericano que está dispuesto a hacer las cosas de otra manera, un liderazgo en este mundo nuevo que se está configurando”, ha dicho.

El mandatario dominicano ha hecho una defensa de la “sostenibilidad” como eje vertebrador del futuro mundial y ha pedido no dejar marginada a una parte de la sociedad y no descargar la responsabilidad sobre los hombros de los países pobres. “No podemos permitir que quienes menos hemos contribuido al calentamiento global asumamos los costes”, ha dicho.

La vicepresidenta de República Dominicana, Raquel Peña, ha indicado que, con el manejo de la pandemia, se ha puesto de manifiesto la “importancia de continuar más unidos y colaborativos en todos los temas”, en especial en los que son de “carácter global, que no pueden ser resueltos de manera individual”.

Por su parte, el presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, ha propuesto la donación de vacunas contra la COVID-19 a los países menos favorecidos de la comunidad iberoamericana y del Caribe, “que están sumamente atrasados en su vacunación”, como “comunidad iberoamericana”, una “organización unida y preocupada” por los países “hermanos” de la región.

El presidente panameño ha puesto una posible fecha para la concreción de la donación, finales de noviembre, y ha puesto de ejemplo de la cesión de inmunizadores contra la enfermedad a España, que ha hecho “un gran esfuerzo” en este sentido. La donación serviría para celebrar los 30 años de cumbres iberoamericanas, por lo que Cortizo ha pedido a todos los países que la consideren “con humildad” y ha garantizado que Panamá sería el primer país en donar vacunas.

Al evento también han acudido el rey de España, Felipe VI; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa; y el ministro de Exteriores portugués, Augusto Santos Silva. Silva ha puesto en valor que la participación de Lisboa en la comunidad iberoamericana ha servido para que el país “aprenda” a “incrementar” sus relaciones bilaterales con naciones más allá de España y Brasil.

Asimismo, ha reconocido que también ha aumentado la “importancia de la posición de Portugal en la Unión Europea”, y que España podría decir lo mismo en este sentido. También ha destacado que el espacio iberoamericano es la única organización mundial de base lingüística que está basada en dos lenguas. “Iberoamérica es muy importante para Portugal”, ha concluido.